El desperdicio de alimentos: un reto que nos concierne a todos

El desperdicio de alimentos

A lo largo de la cadena de suministro de alimentos, desde el productor hasta el consumidor, se desperdicia una gran cantidad de alimentos destinados al consumo humano. Según un  estudio de la FAO sobre el desperdicio de alimentos, la cantidad de alimentos que se desperdician cada año supone aproximadamente un tercio de la que se produce.

Este fenómeno tiene grandes repercusiones, puesto que la producción de alimentos requiere esfuerzos, recursos e inversiones, lo que genera un impacto tanto económico como medioambiental.

De hecho, la cadena de suministro de alimentos utiliza recursos hídricos y productos fitosanitarios, además de varios tipos de fuentes de energía (para maquinaria agrícola, transporte, conservación y distribución). Por tanto, reducir el desperdicio significa mejorar la eficiencia de la producción y reducir la explotación de recursos naturales, motivos por los cuales es un fenómeno que debemos conocer mejor.

¿Qué es el desperdicio de alimentos?

Cuando se habla de desperdicio de alimentos se hace referencia a 2 conceptos complementarios: la pérdida de alimentos y el desperdicio de alimentos. ¿Qué significan estas expresiones?

  • por pérdida de alimentos (o food loss) se entiende, en términos generales, la cantidad de alimentos que se dispersan o estropean accidentalmente durante las fases de producción, poscosecha, procesamiento y distribución en la cadena de suministro;
  • con desperdicio de alimentos (o food waste) nos referimos normalmente a los alimentos que llegan a la fase final de la cadena de suministro de alimentos, es decir, productos acabados que se desechan, por ejemplo, porque están deteriorados o caducados. Se trata sobre todo, pero no solo, de un proceso que concierne al momento de la venta minorista y el consumo de los productos.

¿Qué países desperdician más alimentos?

En general, los países industrializados son, sin duda, los que más desperdician alimentos. No obstante, si se compara el porcentaje de desperdicio de estos países con el de los países en vías de desarrollo, la diferencia es pequeña. Esta situación se explica por el hecho de que el desperdicio de alimentos puede ocurrir en varias etapas de la cadena de suministro:

  • en los países en vías de desarrollo, los desperdicios se producen sobre todo en la fase de producción y procesamiento de los alimentos (más del 40 % de los desperdicios), mientras que en los países más industrializados la tendencia es la contraria: el 40 % de los desperdicios se producen a nivel de venta minorista y consumo;
  • en los países industrializados, el desperdicio se produce principalmente en la fase final, es decir, cuando los alimentos llegan al consumidor. En Europa y América del Norte, un consumidor desperdicia de media entre 95 y 115 kg por año, mientras que en los países del África subsahariana y el sudeste asiático el desperdicio por consumidor se detiene en 6-11 kg por año.

Fuente: FAO

¿Cuáles son las causas del desperdicio de alimentos?

En los países en vías de desarrollo, las causas de los desperdicios están sobre todo relacionadas con limitaciones en términos de gestión empresarial y técnica de cosecha, almacenamiento y transporte de los alimentos, aparte de cuestiones relativas a infraestructuras y envasado.

En los países más industrializados, las causas están más relacionadas con una falta de coordinación entre los distintos operadores implicados en la cadena de suministro y con el comportamiento de los consumidores. Cumplir ciertos estándares de calidad puede llevar, por ejemplo, a descartar determinados productos por su forma o aspecto. Sin mencionar que una gran cantidad de alimentos se desperdicia debido a la falta de planificación por parte de los compradores, lo que provoca que algunos productos caduquen antes de su consumo.

¿Cuáles son las soluciones para reducir el desperdicio de alimentos?

Para reducir el desperdicio de alimentos existen algunas soluciones que se pueden adoptar con el fin de mejorar la eficiencia de la explotación de los recursos.

Concretamente, en los países en vías de desarrollo, se necesita invertir para reforzar las infraestructuras y los transportes, además de involucrar a los productores para mejorar las técnicas de cosecha, almacenamiento y envasado.

Por el contrario, en los países industrializados deben involucrarse la distribución, la venta minorista y los consumidores para elaborar estrategias que permitan encontrar un equilibrio entre la cantidad de alimentos producida y la necesidad real, además de formar a los consumidores para que practiquen un consumo de alimentos consciente y sostenible.

En Landini siempre estamos del lado de quienes trabajan en el campo de la agricultura para ayudarlos a afrontar las dificultades del día a día con tractores fiables, fáciles de usar y de vanguardia. Contacta con nuestros concesionarios para encontrar el tractor que mejor se adapta a tus necesidades:

agricoltura di precisione

Utilizzando il sito, accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra. maggiori informazioni

Questo sito utilizza i cookie per fonire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o clicchi su "Accetta" permetti al loro utilizzo.

Chiudi